La barra de Virrey estrena carta y abraza el Cantábrico

Desde su expositor saludan los más frescos pescados salvajes del día, como el virrey que da nombre al restaurante o los bígaros asturianos frescos, difíciles de encontrar en la capital.

369
views

La selección de entre panes como el pepito de merluza gallega rebozada, el bocadito de sardina con piparras, el pepito de solomillo de ternera gallega o el de mejillón con su mayonesa de escabeche hablan de verdad, de producto y de conocimiento de su cliente.

Si Ava Gardner recorriese Madrid hoy en día, el sonido de sus pasos y su estela de Chanel nº5 recalarían en Virrey. La modernidad y el art decó neoyorquinos se entremezcla con el encanto y la pureza del Cantábrico con toda la fuerza de ambos mundos en una combinación tan poco habitual como necesaria. Para una estrella del antiguo Hollywood enamorada de la gastronomía española, la barra de Virrey hubiese significado el abrazo final que necesitaba para enamorarse definitivamente de España.

Al cruzar sus característicos toldos verdes, el azul de sus tapizados, el entelado de sus techos, la madera noble de sus paredes y el blanco de sus manteles, se proporciona una sensación de estar entrando en un mundo que ya no existe pero que, al conocerlo, se entiende lo necesario que era hacerlo regresar.

Preside la sala central y divide el espacio, una barra a dos alturas, de mármol blanco y donde el azulejo art decó deja bien claro que en Virrey cada detalle se ha tenido en cuenta. Los colores escogidos, granates, verdes, mostazas y azules contrastan con el veteado de la madera, evocan los paisajes cántabros y da pistas de que la experiencia va a ser un recorrido gastronómico con mucho sabor a mar. Desde su expositor saludan los más frescos pescados salvajes del día, como el virrey que da nombre al restaurante o los bígaros asturianos frescos, difíciles de encontrar en la capital.

Para los paladares más exigentes a cualquier hora del día, la barra de Virrey es el escenario perfecto para disfrutar de una suave ensaladilla rusa con lubina en aceite, la media ración de cecina de Wagyu con almendras fritas o una ostra francesa “Nathalie et Sébastien” procedentes de la isla de Oléron con un nudo más desarrollado y crujiente y su característico sabor a mar, todavía más intenso.

Tanto disfrute merece acompañarse de una copa de espumoso a la medida, como un cava Rimarts Gran Reserva 40 meses del 2017, con sus aromas de fruta madura, tostados y frutos secos o acertar con una elección francesa como el champagne Veuve Clicquot Yellow Label, cosecha emblemática, caramelizada en boca con retrogusto de avellana.

Sus blancos transitan entre las D.O. Rías Baixas, Valdeorras, Ribeiro o Monterrei entre otras, siempre tan frescos en boca o sus tintos de La Rioja, El Bierzo o Ribera del Duero, con amplia selección de etiquetas donde escoger.

VIRREY – Calle Zurbarán, 8 – 28010 Madrid


Un espacio diseñado para gourmets que disfrutan con productos especiales

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí