El gaditano José Antonio Parra ganador del II Concurso Nacional de Cocina para Invidentes

 Carmen Puntero (Madrid) y César Ortíz (La Rioja) se alzaron con el segundo y tercer premio respectivamente con una tarta de manzana y merluza mare nostrun.  El certamen se celebró en el restaurante Columela en Valle Golf & Resort en Estepona, tras el éxito de la primera edición celebrada en Ronda, cuya idea fue de Juan Manuel Medina, invidente de Ronda

106
views
José Antonio Parra - Ganadero del II Concurso Nacional de Cocina para Invidentes

José Antonio Parra de El Bosque (Cádiz) se ha alzado con el primer premio del II Concurso Nacional de Cocina para Invidente celebrado en el restaurante Columela de Valle Golf & Resort en Estepona con el plato corona de jamoncitos de codorniz sobre guisote gastoreño . El segundo premio ha recaído en Carmen Puntero (Madrid) con una propuesta de tarta de manzana elaborada en horno con leña de olivo y el tercer premio ha sido para César Ortíz (La Rioja) con la merluza Mare Nostruma.

Esta segunda edición del Concurso está organizada por Esencia Andalucía Experience y Oportunidad Accesible . Cuenta con el patrocinio de Cruzcampo , Showcooking.info, Chef Gestión, El Golimbreo, Actual Gastro, Bodegas Excelencia, Rondainox, Confitería Daver, Calma Eladio, Bodegas Excelencia y La Carta Malacitana .

“No pude presentarme en la primera edición porque me enteré tarde y a esta no quería faltar ha sido increíble y no esperaba para nada ser el ganador”, comentó José Antonio Parra invidente con un resto visual del 10% en un solo ojo. “Yo cocino en casa a diario y el reto ha sido salir de mi cocina acondicionada para meterme en una cocina con varios compañeros”, apostilló Parra.

En total han sido nueve finalistas provenientes de Andalucía, La Rioja, Cataluña y Madrid han participado en esta segunda edición. Los concursantes elaboraron platos en formato showcooking ante el jurado y público asistente. Los cocineros sólo tuvieron un ayudante que les ubicaba inicialmente en las materias primas y herramientas, pero no en la elaboración del plato ni en el emplatado. Todo se hizo en directo ante los jueces.

Las propuestas que se presentaron fueron: redondo de ternera con salsa de zanahoria; solomillo Wellington; pollo al horno relleno de naranja confitada y vermut, tarta de manzana; arroz seco de carabineros, calamarcitos y colmenillas; bacalao confitado con espuma de patata y aire de pimiento acompañado de huevo a baja temperatura; corona de jamoncitos de codorniz sobre guisote castañero; merluza mare nostrum y salmón con crujiente de pistachos y macadamia con reducción de soja.

Con este concurso se pretende demostrar que la cocina no es territorio vetado a los invidentes, sino que gracias a ella pueden desarrollar autonomía suficiente para poder cocinar el día a día, pese a la incapacidad que tienen. Los invidentes aprenden a desarrollar el resto de sentidos para desenvolverse. En el caso de la cocina nos explican que el máximo secreto para una persona con problemas de visión es el orden y la comunicación. Gracias a la cocina pueden alcanzar autonomía e ir desarrollando confianza con los comercios de proximidad para poder ir a realizar la compra, así como integrarse en equipos profesionales de hostelería.

El Jurado

El jurado de esta segunda edición estuvo formado por Miguel Herrera , cocinero y director de la Escuela de Cocina Inclusiva El Golimbreo, Francisco Lorenzo , Médico Experto en Nutrición Comunitaria y presidente de la Asociación OLEARUM, Juan Manuel Medina, responsable de El Golimbreo e invidente total; Ildefonso Esquivel, gerente de Valle Romano y David Verdú pastelero y CEO de Confitería Daver.

En el área privada de cocina estuvo como jurado técnico con voz, pero sin voto el cocinero profesional invidente, Ángel Palacios de la Asociación Cocinar a Ciegas. Además de otra miembro del equipo que vigilaba la observancia de las normas, destreza y limpieza.

Desde el jurado se ha propuesto a la organización que el mejor premio que se le puede dar a todos los concursantes es la realización de un libro recetario donde conste además de las recetas, modo de elaboración y presentación una nota bibliográfica de cada uno de los participantes, y que de algún modo plasme el esfuerzo y dedicación durante el concurso.

El jurado ha destacado el gran nivel mostrado por todos los participantes, el uso de materia prima de alta calidad basado en alta mediterránea, resaltando las técnicas culinarias utilizadas.

Los criterios de valoración de cada propuesta se basan en los valores gastronómicos, la originalidad, técnica y presentación del plato, así como la destreza y limpieza en cocina.

Los premios que se establecen para esta edición son:
1º premio: 300€ y cesta de productos valorada en 200€
2º premio: 200€ y cesta de productos valorada en 200€
3º premio: 100€ y cesta de productos valorada en 200€

A su vez los tres primeros clasificados formarán el equipo de Cocina de Invidentes en el concurso nacional Miniature Iron Chef , competición de pintxos por equipos, que se celebrará en octubre de 2022 en Vitoria-Gasteiz en el contexto de Miniature Pintxos Congress , una muestra de integración para ser conscientes de que todas las personas somos capaces de hacer cualquier cosa, sobre todo si nos encanta, si es una de nuestras pasiones.

A partir de esta edición, el primer premio de este Concurso Nacional de Cocina para Invidentes llevará el nombre de Juanma Medina , invidente de Ronda que tuvo la idea de poner en marcha este certamen en 2019 y que en esta segunda edición 2022 ha presidido el Jurado.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí