Método Mieludo, un café para tomar sin azúcar

Café Crem patenta el método Mieludo, que aporta matices y dulzura al grano de forma natural y artesanal. Una marca con una trazabilidad y estabilidad únicas que vela también por las condiciones de vida, educación y salud de sus trabajadores.

1287
views
Café-Crem-noticias_gourmet

Del vivero en los países de mayor tradición cafetera, con trabajo y mimo artesanal, a pie de plantación y supervisando todas y cada una de las partes del proceso de producción hasta llegar a la taza. Así elabora Café Crem sus cafés, que destacan por la dulzura que les aporta el método Mieludo, un proceso creado, patentando y aplicado por la marca catalana que permite disfrutar de unos matices únicos que solo pueden apreciarse en las referencias de Café Crem.

¿Puede un grano de café ser dulce sin azúcares externos añadidos? César Ros, maestro cafetero de Café Crem, un referente con dilatada experiencia en el sector, se hizo esta pregunta y no dejó de experimentar hasta dar con el método que le llevaría a la respuesta afirmativa: el método Mieludo.

El Café Mieludo implica un proceso artesanal de secado que consiste en dejar que los granos de café, una vez despulpados, se impregnen de su propia miel natural, denominada mucílago, una capa gelatinosa que se encuentra entre la pulpa y el pergamino del grano de café. Mientras la mayoría de productores eliminan esta sustancia con el fin de evitar fermentaciones indeseables, Café Crem explota sus posibilidades haciéndola convivir con el grano para que penetre lentamente de forma capilar dentro del mismo, aportándole dulzura gracias a los azúcares que la componen.

Y es que Café Crem método Mieludo es café de especialidad. Y es artesanía, trazabilidad y estabilidad. Unas características definitorias de la marca que son posibles gracias a un cuidado proceso de producción del café que se inicia en el vivero, donde después de desinfectar la tierra y limpiar y remojar los granos, se plantan en pequeñas superficies hasta que, entre 45 y 60 días después, germinan y son trasplantados a un recipiente mayor, en el que estarán 9 meses para a continuación pasar a la tierra, a las plantaciones de café donde se convertirán en cafetos productivos unos tres años después.

comprar_mermeladas-tienda_online-marketplace-noticias_gourmet
Mermeladas Especiales P.Listo

Con los cuidados necesarios, que principalmente se centran en el deshierbe, poda, abono y levantamiento de sombra, todos realizados de manera manual y cafeto a cafeto, las plantas adultas florecen en primavera y sus frutos maduran al cabo de nueve meses, momento en el que se lleva a cabo la recolección. La cosecha es otro proceso artesanal que Café Crem realiza de forma selectiva, fruto a fruto, recolectando solo los granos maduros con el mimo que requiere el producto excelso que se quiere conseguir. Los granos recolectados se verifican con una tabla de defectos, un método rudimentario que garantiza la calidad de los frutos recolectados. Y a continuación entra en juego el rasgo más diferencial de Café Crem: el juego con la fermentación y las bacterias que dará como fruto el Café Mieludo.

Para conseguir el Mieludo, los granos seleccionados se sumergen en agua durante 16 horas, activando así la fermentación. Transcurrido ese tiempo, pasan por una máquina despulpadora que separa la piel de la baya, haciendo posible que el mucílago siga en contacto con el grano en la siguiente fase: el secado. Café Crem seca sus cafés durante 30 días a la sombra en camas africanas, donde se remueve manualmente cada treinta minutos, y pasado este período se procede al secado al sol, que se dilata entre uno y dos días en función de diversos factores como la climatología.

Después, los granos secos llegan a la factoría, donde se coge una muestra para hacer un control físico y organoléptico de cada lote, una cata que define sus características y calidad. Seguidamente el café pergamino es descascarillado, procedimiento que se realiza mediante métodos mecánicos, así como una primera clasificación por tamaño y otra por densidad. La clasificación manual ultima el proceso, eliminando los granos que puedan tener defectos y dando como resultado el café oro, el grano limpio que culmina la producción de Café Crem.

Se pone de manifiesto, así, que el proceso de producción de Café Crem garantiza una estabilidad y una trazabilidad difíciles de encontrar en el mercado, ya que controlan de principio a fin todas las partes que lo conforman. Y cuidan sus plantaciones como si de un jardín botánico se tratase, primando la calidad ante la producción, como buen café de especialidad que es.

vender-en-marketplace-noticias-gourmet